Página de inicio

Dylan y Carver jugando al FIFA

Las máquinas del tiempo no existen (¿aún?), por lo que se me hace imposible empezar esta presentación sin comentarles que temo llegar unos diez años tarde al fascinante y prácticamente infinito terreno de los blogs.

Pero como la internet también suele ser bondadosa con los rezagados, he aprovechado para poner un poco de orden en la sala de redacción de mi sistema neuroescritural y, finalmente, lanzarme de lleno a compartir diferentes textos personales sobre música y videojuegos, además de algunos acercamientos a la narrativa, tres medios expresivos que adoro desde tiempos inmemoriales, y que diariamente claman en mi mente por un espacio donde puedan convivir desde la palabra escrita.

¿Se puede sostener una casa de caracteres asentada en semejante trío de bases? Pues con la arbitraria y personalísima excusa de que nunca podremos saber el resultado de una hipotética partida entre Bob Dylan y Raymond Carver jugando al FIFA, he decidido encomendarme a la experimentación para comprobar la solidez de esta arriesgada construcción digital.

Entradas recientes

Bitácora de un fifero treintañero – #2: El álbum infinito de barajitas digitales

Aunque tengo 24 años de relación con el videojuego estrella de Electronic Arts, no fue sino hasta su iteración de 2018 cuando me enganché al Fifa Ultimate Team, un modo en el que vas construyendo poco a poco tu equipo de ensueño con una serie de cartas digitales que funcionan como jugadores en ligas ySigue leyendo “Bitácora de un fifero treintañero – #2: El álbum infinito de barajitas digitales”

Oh Zimmerman, ten piedad

Ráfagas de pintura verde arañan al lienzo en movimientos rápidos y libres.Dylan ronca con nostalgia desde un preamplificador. La pieza es “Most of the Time”, de Oh Mercy. Uno de los cinco álbumes de reivindicación de Bob, el primero de sus colaboraciones con el productor Daniel Lanois y un elepé que no ha abandonado elSigue leyendo “Oh Zimmerman, ten piedad”

En memoria de Tony Allen (o de cómo el ritmo de nuestra hermandad era marcado por el mejor baterista del mundo)

No quise preparar unas palabras de despedida para Tony Allen, quien se nos fue físicamente a sus 79 años el 30 de abril de 2020, que se pasearan por su biografía. Pero dudo que una lectura transversal de ubicación nos haga más daño que la partida de este monje del ritmo. Las personas con interésSigue leyendo “En memoria de Tony Allen (o de cómo el ritmo de nuestra hermandad era marcado por el mejor baterista del mundo)”

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora